Cataluña dispuesta a romper España (o no)

Carles Puigdemont, ha decidido no disolver el parlamento ni convocar elecciones. ’He considerado la posibilidad de convocar elecciones, y mucha gente me ha preguntado si lo haría. Mi deber es agotar todas las vías para encontrar una solución dialogada y pactada’, ha dicho en la comparecencia que ha hecho a las cinco de la tarde al Palau de la Generalitat. ‘No tenemos garantías suficientes para justificar la convocatoria de elecciones al parlamento hoy. Mi deber era intentarlo, para evitar el impacto a nuestras instituciones de las medidas del artículo 155, que están fuera de la ley. No acepto estas medidas, porque son injustas y abusivas y porque esconden la acción vengativa del estado español’, ha explicado.

‘He intentado obtener las garantías. Creo que he obrado con responsabilidad, pero no he obtenido una acción responsable por parte del PP, que ha intentado aprovechar la circunstancia para crear más tensión. Corresponde al parlamento hacer aquello que considere la mayoría para responder a la medida del 155’, ha añadido.

La convivencia y la economía penden de un hilo

Así mismo, el presidente ha dicho que nadie podía reprochar a la parte catalana la voluntad de diálogo, que ‘la responsabilidad sólo nos es exigida a unos, y a los otros les es permitida una absoluta irresponsabilidad.’ También ha hecho un llamamiento a actuar con paz y civismo. El anuncio llega después de unas horas de incertidumbre. Poco antes del mediodía ha trascendido que el presidente había decidido disolver el Parlamento de Cataluña y de convocar elecciones. Esta decisión ha golpeado a todo el sector independentista y, incluso, había motivado la idea de algunos miembros destacados del PDECat de salir de este partido.

Pero después de que el presidente haya comunicado la decisión de convocar elecciones a sus consejeros y a los representantes del PDECat y de ERC, los dirigentes del PP de Madrid han insistido que continuarían aplicando las medidas contra el autogobierno de Cataluña anunciadas por Mariano Rajoy el pasado sábado.

Cambio de planes

La comparecencia prevista inicialmente a las 13.30 se ha aplazado una hora, primero, y se ha acabado suspendiendo indefinidamente, después, porque Puigdemont no estaba dispuesto a convocar elecciones si no había un compromiso de retirada del 155 por parte del gobierno español. Por eso el presidente ha decidido suspender la convocatoria, porque, de hecho, no había firmado ningún decreto de convocatoria de las elecciones.

Todo ello ha ido pasando con la convocatoria del pleno del parlamento por hoy a las cinco de la tarde para dar respuesta al ataque contra el autogobierno de Cataluña que implican las medidas anunciadas por Rajoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *