Integración de nuevos guantes de protección anti corte para la Policía Nacional

En el cumplimiento del deber, los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado se enfrentan en ocasiones a peligros para su integridad física, incluso de carácter letal, y es por ello que tiene tanta importancia el equipamiento con el que trabajan y, más concretamente, los guantes anticorte.

Más allá de los chalecos antibalas, que protegen el tronco de los impactos de los proyectiles expulsados por las armas de fuego, hay otras situaciones en las que las amenazas son de otra índole, como por ejemplo las armas blancas, es decir aquellas que tienen filo, como cuchillos, navajas, machetes o incluso espadas.

No ahorres en protección

Para protegerse de las posibles heridas provocadas por este tipo de armas cortantes, que se pueden producir en situaciones inesperadas, puesto que nunca se sabe cómo va a reaccionar una persona que entra en pánico porque va a ser arrestada o simplemente porque la presencia de la policía le asusta, existen los guantes de protección anticorte. Se trata de artículos que con la mejora progresiva de la tecnología se hacen cada vez más flexibles, cómodos y resistentes, sin perder de vista el objetivo principal, que es proteger a los agentes de cortes y pinchazos.

Además, deben permitir la máxima movilidad y agarre para que los usuarios los puedan llevar y no tener que quitárselo para usar las armas, especialmente las pistolas, con las que la precisión a la hora de pulsar el gatillo es vital. Sin olvidar, tampoco, que deben permitir la detección de objetos peligrosos durante un cacheo.

Seguir la normativa europea

Los guantes anticorte y antipinchazo deben seguir la normativa europea de certificación EN 338 y las empresas que los fabrican investigan continuamente para ofrecer guantes con los mejores materiales disponibles en el mercado, que han evolucionado enormemente desde los primeros guantes de este tipo, fabricados con kevlar y por lo tanto menos flexibles y cómodos que los que se utilizan actualmente. Incluso se está mejorando la protección contra las agujas, que por sus características son especialmente difíciles de detener, incluso con este tipo de guantes.

Por supuesto, existen diferentes fabricantes y dentro de sus catálogos podemos encontrar guantes anticorte y antipinchazo de distintos precios, cosa que responde a la diferencia en la calidad de unos y otros y se ajusta a diferentes bolsillos, puesto que en muchas ocasiones los agentes de policía deben adquirir por su cuenta parte de su equipamiento, especialmente si quieren ir más allá del básico ofrecido por su institución y protegerse todavía más o, sencillamente, trabajar con aquellas piezas que les resulten más cómodas para sus asignaciones específicas.

En este sentido hay guantes de diferentes fibras, de distinta calidad y con distinto grado de flexibilidad y agarre, o cuya protección anticorte es superior a la antipinchazo, o viceversa. Es por ello que cada policía debe estudiar las distintas posibilidades que ofrece el mercado y, habiendo probado tantas como le sea posible, determinar cuál de los artículos le proporciona un mayor grado de comodidad, flexibilidad y, sobre todo, sensación de seguridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *