(In)tolerancia de España con los refugiados

Pepe Guerrero es portero en Málaga, en la costa Mediterránea de España. Desde su cargo, con vistas a las aguas azul turquesa — donde cientos de árabes y africanos inmigrantes se han ahogado en las últimas semanas. “Son personas, seres humanos como nosotros”, dice. “Es la búsqueda de una vida mejor.”

Pero también dice que está dividido. Su corazón va para aquellos que huyen de la guerra y la pobreza, pero también se preocupa de si la economía local es capaz de absorber semejante cantidad de inmigrantes. La tasa de desempleo en la región de Andalucía es del 34 por ciento.

El paro sigue siendo un problema en España

“Es muy alta la tasa de desempleo. Los españoles están emigrando al extranjero porque no pueden encontrar trabajo“.

A diferencia de los europeos del norte, los españoles tienen más experiencia en cuanto a recibir inmigrantes procedentes del extranjero. España sigue siendo eminentemente blanca y católica, pero cada vez hay más inmigrantes, procedentes de África, Asia o América Latina. El auge económico de la década de 2000 trajo consigo una afluencia de inmigrantes, en su mayoría latinoamericanos, para trabajar en los sectores de construcción. Sin embargo, después la economía española se derrumbó y algunos empezaron a ver a los recién llegados como una carga para la sociedad.

Los desesperados refugiados que llegan por miles, a menudo en balsas de goma, y Málaga está a unos 100 kilómetros al norte de la costa de África. “Han sido engañados por estos traficantes”, dice Guerrero, con un encogimiento de hombros. “No estoy seguro de lo que ellos esperan encontrar aquí.” Él se preocupa de que los inmigrantes hayan sido engañados en España.

España no tiene la extrema derecha antiinmigrante como partido político que vemos en la Liga Norte de Italia o Amanecer Dorado de Grecia. Pero la situación está cambiando, tanto el número de inmigrantes como las actitudes de la gente hacia ellos, y eso es lo que más preocupa a los expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *